Ahora somos miembros del Foro Económico Mundial. Obtener Más Información

¿Qué te trae a ProducePay?

  • Administra tu solicitud de Pre-Cosecha.
  • Explora Información de Mercado.
  • Accede a servicios comerciales.
  • Administra y registra envíos
  • Seguimiento de pagos
Blog | 5 min read
Las 6 áreas en las que la tecnología puede ayudar a tu agronegocio
Miguel Angel Miranda
febrero 28, 2023
Miguel Angel Miranda
febrero 28, 2023

Las 6 áreas en las que la tecnología puede ayudar a tu agronegocio

El uso de la tecnología es cada vez más importante en la industria agrícola, ya que puede ofrecer a los agricultores una serie de ventajas que les permiten ser más eficientes en sus operaciones e incrementar su productividad.

Bien aprovechadas, las herramientas digitales pueden poner a la delantera a cualquier agronegocio, pues se facilita el proceso de toma de decisiones, ahorrando tiempo y recursos a la vez que se puede reducir el impacto en los ecosistemas.

Por lo tanto, para no quedarse atrás es necesario adaptarse a la evolución tecnológica y adoptar estas herramientas que pueden significar un crecimiento en tu negocio.

De acuerdo con su uso y aplicación, estas herramientas se pueden clasificar en diferentes categorías, mencionando a continuación las 6 que consideramos de mayor relevancia.

1. Gestión agrícola

Las herramientas y software de gestión agrícola permiten tener conocimiento y control de todos los datos relacionados con la operación de tu agronegocio. Este tipo de herramientas asisten a la correcta administración y manejo de los recursos, lo que conduce a un aumento del rendimiento productivo y a la reducción de los costos.

Existe una gran cantidad de herramientas para la gestión agrícola, aunque podemos destacar algunas como Agroptima, Agroint, Agricolum y Campogest.

2. Previsión meteorológica

Anteponerse al clima y a las condiciones meteorológicas adversas no sólo contribuye a evitar pérdidas en las zonas de producción, sino que también permite llevar a cabo una mejor planificación de actividades. Al tener conocimiento de fenómenos como precipitaciones, heladas o temperaturas extremas, se pueden definir fechas para la siembra, riego y cosecha.

Existen diversas herramientas que son capaces de realizar estas tareas, desde las ofrecidas por Google y otros buscadores, hasta otras más especializadas para la agricultura como el Sistema GlobalMet y la aplicación FarmGo de Yara.

3. Gestión del riego

La planificación del riego a través de la previsión meteorológica se puede complementar con herramientas para la gestión del riego como Kilimo y Manna Irrigation, mediante las cuales se facilita el diseño de un plan de riego que permita optimizar el uso del agua satisfaciendo las necesidades de los cultivos solo con la cantidad necesaria.

4. Cuidado del cultivo y salud vegetal

Si hablamos del cuidado del cultivo, las herramientas digitales también pueden resultar de gran ayuda, ofreciendo soluciones remotas a distintos problemas que pueden presentarse en la parcela.

Varias de estas herramientas no requieren más que de la cámara de un celular para ofrecer un análisis de la situación actual del cultivo en cuanto a nutrición, como lo hace Yara con su aplicación ImageIT y Kali-Toolbox. Éstas evalúan el estado nutricional basándose en la apariencia del follaje para posteriormente ofrecer una selección de productos que puedan corregir o mejorar este aspecto.

Con un funcionamiento similar, existen otras herramientas que permiten la detección de plagas y enfermedades como la aplicación española PlantCare, Agrio o Plantix, y que ofrecen soluciones específicas para su manejo y control.

5. Medición, recolección y análisis de datos

Existen tecnologías que permiten la medición y recolección de datos, con ayuda de sensores especializados para cada uso, las cuales pueden informar el estado de un cultivo en temas de humedad, temperatura, rendimiento, etc, en tiempo real. En este aspecto, podemos mencionar softwares como Cropx y Climate FieldView.

Es importante mencionar que tanto la inteligencia artificial como el Machine Learning juegan papeles importantes aquí, siendo cada vez más recurrente su uso en la agricultura debido a las múltiples aplicaciones que tienen; ya sea para predecir el comportamiento y rendimiento de los cultivo, lograr un ambiente controlado automáticamente, detectar plagas y enfermedades con simples imágenes o con sistemas autónomos que realizan actividades como el riego, la fertilización o la cosecha.

6. Comercio agrícola

En definitiva, el proceso no termina con la cosecha del producto, pues la comercialización es una etapa primordial para cualquier agronegocio. El producto debe venderse a tiempo para que todo el esfuerzo realizado a lo largo de la temporada sea redituable, por lo que deben buscarse no solo los mejores precios, sino también compradores seguros.

Es aquí donde los mercados en línea entran en juego. Los productos agrícolas se pueden comercializar en diversas plataformas digitales pero pocas están adaptadas a las necesidades de la agricultura, ya sea de los productores o los compradores. El Marketplace que ofrece ProducePay se especializa en el sector agrícola conectando  compradores y proveedores confiables de producto fresco, permitiendo un comercio sencillo y transparente.

¿Cuál es la mejor herramienta tecnológica para la agricultura?

Las herramientas tecnológicas tienen un papel crucial en la agricultura moderna, ya que ayudan a los agricultores a mejorar la eficiencia de sus operaciones y a tomar decisiones informadas. Eso sí, la mejor herramienta tecnológica para la agricultura es aquella que cubra las necesidades específicas del agricultor o ingeniero en turno, ya que cada una tiene sus ventajas y desventajas.

Aquí te presentamos algunos ejemplos como Agroptima para la gestión agrícola y GlobalMet para la previsión meteorológica, así como ImageIT para el monitoreo del cultivo y el Marketplace de ProducePay para el comercio agrícola, pero es importante que evalúes varias opciones antes de elegir una herramienta tecnológica definitiva para asegurarte de que sea compatible con tus necesidades específicas.

Fuentes: IICA, Bayer y Forbes