Ahora somos miembros del Foro Económico Mundial. Obtener Más Información

¿Qué te trae a ProducePay?

  • Administra tu solicitud de Pre-Cosecha.
  • Explora Información de Mercado.
  • Accede a servicios comerciales.
  • Administra y registra envíos
  • Seguimiento de pagos
Blog | 6 min read
Estrategias para combatir el virus rugoso del tomate
Miguel Angel Miranda
marzo 8, 2023
Miguel Angel Miranda
marzo 8, 2023

Estrategias para combatir el virus rugoso del tomate

La presencia del virus rugoso del tomate (ToBRFV, por sus siglas en inglés) ha impactado la producción en muchas zonas de México, algo que ha ocasionado que algunos agricultores opten por cultivar otros productos, así mismo la exportación se ve limitada, debido a que los daños no permiten alcanzar la calidad requerida por los estándares de importación de los países de destino.

Este ha sido el caso de productores de tomate producido en invernadero en la zona del Valle del Mezquital, Hidalgo, los cuales han experimentado dos años consecutivos con problemas de producción y exportación.

Cabe mencionar que, México es uno de los principales productores de tomate, además del mayor exportador a nivel mundial, teniendo en 2021 una producción total de 3,324,263 toneladas, de las cuales se exportaron 1,729,505.

Además, cada año más de 10 estados producen arriba de 100 mil toneladas de tomate, lo que lo convierte en uno de los cultivos más importantes del país, siendo Sinaloa, San Luis Potosí y Michoacán las regiones productoras de tomate en México más importantes, con una producción, en conjunto, de más de 1.4 millones de toneladas en 2021.

Por ello, este virus es potencialmente dañino para la industria de tomate en México, pudiendo causar serios problemas tanto al suministro nacional como al de los países que surte México, como lo es Estados Unidos, el principal cliente comercial para el tomate mexicano.

¿Dónde está presente el virus rugoso del tomate?

Este virus, perteneciente al género de los Tobamovirus, está presente en cultivos de tomate y chile alrededor de todo el mundo, tanto en producción a campo abierto como en invernaderos.

El virus fue reportado por primera vez en 2014 en Israel, llegando a México en 2018, específicamente a la zona de Yurécuaro, Michoacán, debido a semilla contaminada que muy probablemente habría sido importada desde Israel. Posteriormente, el virus se esparció rápidamente por todo el país.

Su presencia ya ha sido reportada también en cultivos de tomate en países como Alemania, Italia, Estados Unidos, Holanda, España, Francia, Israel, Turquía y China, por lo que se trata de un problema latente y que debe estudiarse a profundidad para poder hacer frente a los graves daños que está provocando alrededor del mundo.

¿Qué síntomas presenta en el cultivo de tomate?

El ToBRFV puede permanecer estable durante días, meses o años, por lo que una semilla infectada es muy peligrosa; si ésta se siembra, el virus se expande hacia el resto de la planta tras la germinación. El otro medio de transmisión es de forma mecánica, infectando a otras plantas a través de heridas o fisuras que tengan.

Por tanto, el virus puede aparecer en cualquier etapa del cultivo, aunque por lo general empieza con las hojas jóvenes, las cuales presentan manchas amarillas y arrugas. También provoca marchitamiento en la parte apical de la planta.

En el caso de los frutos, estos suelen adquirir un aspecto rugoso, manchas marrones y estriados verdes, al igual que presentan una maduración irregular. Esto evidentemente degrada gravemente la calidad, por lo que la presencia del virus representa una pérdida total tanto de los frutos como de las plantas.

3 estrategias para el manejo del virus rugoso del tomate

Debido a la gran importancia económica que tiene el cultivo de tomate, es importante que el ToBRFV sea manejado de forma apropiada, pero esto no es algo sencillo, ya que se trata de un virus relativamente nuevo.

Actualmente, no existen productos químicos para su control, por lo que lo más recomendable es desechar cuanto antes las plantas infectadas que se detecten, así como todas aquellas que la rodean.

Pudiera parecer exagerado, pero el reaccionar a tiempo puede evitar una gran pérdida económica, ya que la detección temprana de un brote reduce el riesgo de diseminación. Además, incluso si no se logra salvar la producción, aún se pueden evitar gastos operativos innecesarios al no continuar con el proceso productivo actual.  Las siguientes son algunas estrategias que los agricultores pueden llevar a cabo para impedir que el virus se esparza en sus cultivos:

1. Prevención

Una de las estrategias más efectivas siempre será aquella que implique que la enfermedad nunca aparezca en el cultivo. En este sentido, se recomienda llevar a cabo medidas de prevención como:

  • Uso de semillas certificadas como libres del virus
  • Limpieza y desinfección de herramientas, maquinaria, así como protocolos de desinfección para el personal y las instalaciones.
  • Evitar la reutilización de sustratos

2. Resistencia

Optar por el uso de variedades genéticamente resistentes es hasta ahora la estrategia más eficaz para el manejo del virus rugoso del tomate, sin embargo, su desarrollo y distribución se encuentran limitados.

Por lo tanto, varias empresas se han puesto a trabajar para desarrollar sus propias variedades resistentes, de las cuales varias salieron al mercado a lo largo del último año y han sido utilizadas en algunas regiones de México con resultados positivos, hasta el momento.

3. Recuperación

Adicional a las anteriores, existen otras estrategias que pudieran contribuir al manejo del virus como:

  • Uso de termoterapia para eliminar el virus presente en semillas, lo cual ha mostrado resultados positivos
  • Rotación de cultivos, alternando el tomate con otro cultivo no susceptible al virus

Acciones gubernamentales

Para apoyar a mantener bajo control este virus, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) fortaleció en 2018 sus medidas de vigilancia fitosanitaria y de regulación para productos de importación, para evitar la entrada o salida de producto contaminado.

Estados Unidos, por su parte, emitió la orden federal DA-2019-28 para las importaciones de tomate, en la cual se establecen los requisitos fitosanitarios para que la exportación de semillas, plántulas y frutos frescos de tomate a Estados Unidos estén libres de este virus, impidiendo la entrada de cualquiera de estos productos de no cumplirse con estos requerimientos.

¿Produces tomate? ProducePay te puede ayudar

Si has estado lidiando con el virus rugoso del tomate, sabemos que puede ser difícil recuperarse y volver a producir con éxito. Por lo cual, ProducePay ofrece servicios de financiamiento antes y durante la cosecha para ayudar a los agroexportadores a recuperarse de problemas como lo es este virus.

Fuentes: Intagri, Colpus, Senasica, SADER, El Sol de Hidalgo, MDPI y Agroexcelencia.